domingo, 2 de abril de 2017

Agua




A tod@s os cuento que trabajo mucho todo el día acompañando a estos niños de Macas. Viviendo momentos de tranquilidad, alegría, diversión, juego pero también de tensión y de confrontación. Son unos benditos que necesitan ese amor y ese espacio que la Casa Padre Silvio les da y paradójicamente (esto es muy humano) a quien más amas es con quien tienes las mayores broncas. Son las dificultades que se van superando las que hacen que estrechen los lazos y se vaya alcanzado la fraternidad. Cuidarlos en el día a día es  mi labor, elevar sus dificultades, intentar que cojan alas y se hagan fuertes, potenciar sus virtudes, empoderarles y hacerles que se lo crean. ¡Que son hijos de Dios y son maravillosos!

En ese trabajo, bien lo sabéis muchos, se acaba agotado y cuando trabajas, y convives diariamente con poblaciones en exclusión algunos días sientes fracaso y frustración, en el acompañamiento no se ven los resultados ya. Tampoco importa caerse...cuidarse con los compañeros, los propios participantes, retirarse a tiempo, pedir ayuda, buscar otras alternativas, ver con perspectiva y misericordia la realidad que se vive, pedir perdón, orar, el silencio, algo de deporte...hay armas para no rendirse y seguir peleando y pelear a estos chicos (Samuel, un abrazo).

El pasado viernes tuve un día de pasar por todo el abanico de emociones en el trabajo  que acabo a las 18.30 horas reventando a lo que se juntó la distancia física de la que os tengo. Reventé en forma de agua que emanaba de mis ojos como un grifo oxidado. Que pasada, que bien me quede y que bien dormí por la noche. Sábado, domingo....silencio. Lunes: de nuevo a pelearlos. Así vivo.

En los momentos para mí, he caminado y visitado algunos lugares de Ecuador, disfrutando del paisaje y sintiéndome realmente pequeño ante la inmensidad de la pacha mama, conociendo y mezclándome con algunas de las personas y muy agradecido por la familiaridad y cercanía de todas las personas con las que hablo. Pero lo que más me fascina es el agua, esa agua que salió de mí y ese agua del que estamos hechos. Cuando llegué llevaba fatal la lluvia, todos los días llueve un poquito en Macas. A veces por las noches llueve durísimo y el zumbido  del choque del agua con las placas del techo me generaba desasosiego y me despertaba...me costaba coger el sueño de nuevo. No estoy acostumbrado a tanta agua. El agua lo remueve y limpia todo, las emociones también. Comprobado. El agua es fuerza y todo lo que genera es vida para bien o para mal...  El Agua es Santa.

Cascada de Ulba (Baños)

Pailón del diablo, río Verde (Baños)





Agua santa dame claridad y coraje
paʹ poder seguir en este viaje 
Con la gente, por la tierra, 
por la vida que se aferra.
Con la gente, por el agua,
con la gente, por la tierra.

domingo, 26 de febrero de 2017

Pipirrana



Que rica. Os dejo unas fotos fresquitas como la pipirrana un soleado día de verano.....
Don Bosco en la casa de los sacerdotes salesianos de Macas.

El Padre Silvio Broseghini, fundador de la Casa donde realizo mi labor.

La Purísma de Macas, patrona. En la cima del monte Quilamo.

Pepe, mascota de la casa Padre Silvio...descansando.

Miss Guayusa y Canela 2017, en los Carnavales de Macas. La guayusa es la infusión tipica de esta región, buenisima y muy energética.





Durante el desfile de Carnaval la gente te tira agua y espuma desde los balcones de su casa.

Jugando durante el Carnaval con la espuma.

Folclore durante el desfile de la Guayusa 2017.

La Casa Padre Silvio tiene un pequeño huerto con mucha fruta tropical. El fruto de arriba es cacao.
Flor de maracuyá.






Maracuyá.

Plátanos.

Auxilio, cocinera de la casa Padre Silvio, trabajando en la huerta.

Piña.

Fundación Chankuap:trabajadores, socios, voluntarios y hermanas salesianas en Chiguaza.







Macabeos te saludan al entrar en la ciudad.
Macabeos te saludan al entrar en la ciudad.










sábado, 11 de febrero de 2017

Historias



Aquí abajo se vive deprisa acumulando historias y vidas. Historias sumergidas en realidades, en el día a día que nos come y nos presiona hasta sentir, en muchas ocasiones que nos quedamos sin aire.


He llegado a una provincia envuelta de historias habituales que no paran de repetirse: un espacio de nuestra madre Tierra, un gobierno, una multinacional, dinero y un pueblo, el Shuar Arutam que se rebela y levanta ante lo que creen una injusticia. El resto es caos y el resultado que el gobierno  ecuatoriano declaró en Morona-Santiago el estado de Excepción. No he sido consciente de esta realidad hasta pasados varios días aquí, ni siquiera se le da mucha importancia a lo ocurrido para la gente normal que convive conmigo ¿Os suena la historia? En nuestro país también ocurre esto de vez en cuando: los llamamos pobres o antisistema;  aquí indígenas o no civilizados.  No os lo he contado, el estado de Excepción se llevó a cabo porque en las revueltas un policía resultó muerto, a causa de un disparo dicen, desde el pueblo Shuar. Las historias son caos y confusión, difíciles de asimilar y muy fáciles de prejuzgar. Seguro que tú ya tienes una opinión.




La verdad os hará libres, que viene escrita en la Palabra. Difícil la verdad cuando la verdad está en las personas, en su alma, pero solo se cuentan historias…. ¿será porque estamos desconectados cada vez más nuestra esencia, de lo divino, de la naturaleza, de la vida? ¿Será que nos hemos vendido a la comodidad, a la inmediatez, a no ver más allá?  Será que el mundo es tan complejo y que es más fácil ser esclavo, yo que sé.


La Iglesia Católica se ha agrupado en la Red Eclesial Panamazónica (REPAM)  para, de forma unida: estar con los más débiles mirándoles al alma, proteger los derechos vulnerados, dar visibilidad a los invisibles, denunciar las injusticias y,  sobre todo,  a través de la Palabra, recordarnos que la verdad nos hace libres. La receta usada es acompañar, no existe otra fórmula.  Ya comenzamos a realizar el camino y ahora, necesitamos seguir uniendo voces a estas personas. Elige.




Llegar a la verdad  escuchando historias, tratando de caminar, tratando de  liberarme, sin perder de perspectiva que al final la vida es un milagro….  

…y he aprendido a conjugar este verbo y se me va una sonrisa.

Yo acompaño

Tú acompañas

Él/ella acompaña

Nosotr@s acompañamos

Vostr@s acompañáis

Todos AMAN 



sábado, 4 de febrero de 2017

El Hogar

Hola. Ya estoy en Macas, capital de la provincia de Morona Santiago. Viaje largo para llegar aquí, unas siete horas en autobús. A pesar de que las carreteras eran buenas, ibamos despacito atravesando la sierra, ya que había muchas curvas. El autobús tenía WiFi. En mi vida cogí Wifi en un transporte español...

....y llegué a "La casa Padre Silvio Broseghini". La casa Padre Silvio Broseghini es un lugar especial: lleno de vida durante todo el día y envuelto de paz por la noche.Es una gozada ese contraste. Esta fundado por este sacerdote salesiano, que muy preocupado por la educación de los niños de Macas y, sobre todo, que no estuvieran mucho tiempo en las calles; creo este Centro de Día para que pudieran estudiar y cuidar los habitos de alimentación. Este es mi lugar de trabajo en Ecuador y la primera sensación ha sido de mucha familiaridad, un acompañamiento muy similar al que realizamos en Caritas de Jaén con un pero para mí, estoy un poco verde en el trabajo con niños. Así pues la primera labor es observar y ganarmelos. Lo haré, porque ellos ya me ganaron a mí (ya una niña me regalo un corazón "Muchas Gracias profe Álvaro").

Además de la Casa, la Fundación Chankuap tiene una fabrica de productos naturales, sobre todo de higiene y cosméticos; y artesanía. Todo de comercio justo. Como no quiero meter la pata, poco a poco os contaré de donde proceden y como se elaboran. Cuando visite la planta, una empleada me enseñó la última creación, jarabe de jengibre, pero sirve para paliar los efectos de la gripe y mejorar las defensas, esta muy fuerte y dulce a la vez. Mentira, pica muchisímo. La Fundación cuenta también con una tienda donde venden sus productos en el centro de Macas, además de otros productos de artesanos ecuatorianos.

Llueve todos los días. Mucho por la noche...el primer día me levanté sobresaltado por el ruido del agua chocando contra la terraza, era como un zumbido estremecedor, como cuando la tele se queda mal sintonizada. Pero es un bendición que llueva todos los días porque aparte del hermoso paisaje que deja, limpia el aire y pasear es muy placentero por esta tranquila ciudad, y para nada hace frío cuando llueve. Eso sí, te puede coger la tormenta en cualquier momento.

Poco más para empezar, estoy en un Hogar, con todo lo que significa y lo importante que es ese concepto para mí. Y estoy encantado y feliz de estar aquí y traeroslo. Esto ha empezado muy bien.

Nota: estoy aprendiendo a observar de nuevo.

Besos.

PD: aunque ya hice algunas, las fotos más adelante, para crear ambiente...
PPD: mirad el enlace de la Fundación Chankuap para conocerla un poco más.

  

martes, 31 de enero de 2017

Atrás



Gracias. No me cansaré de repetirlo y recordároslo. Os lo digo ya desde la distancia, el otro lado del charco. Trataré por este blog deciros lo que vivo y siento en esta experiencia que nace de mi Fe y convicción en un mundo hermanado y que vaya finalizando con este sistema que nos mata silenciosamente. Salir mas alla de las periferias para enriquicerse y dar testimonio a una comunidad. Así que, esta aventura la viviré yo, pero en ella sois fundamentales, no tendría sentido sin vosotros. No os contare todo, contaré  lo que quiera y según vaya reposando…el tiempo escribirá por mí.
Atrás queda esa decisión mía de marchar mas alla de España para seguir trabajando en lo que creo y para quien creo. De todo el proceso durante el 2016 recuerdo algunas pinceladas que ahora me atrevo a compartir, rápido y seguido
El sí de Caritas Jaén, un día de enero en un cafetería. Los viajes a Madrid acompañado, expectante y decidido. Las sesiones maratonianas de formación con: pies descalzos y mochila, golpes de estado de Caritas, abrazos, compartir experiencias, enfermedades y precauciones, crecimiento ante dificultades, incertidumbres y certidumbres de destino, miradas y felicitaciones, despedidas amargas, nervios, los trámites previos (con sus interrogantes) y llamada al destino. También, a parte, las visitas a médicos, enfermería y vacunas. Las discrepancias con papa y mama. Los consejos. Los ¿cuándo te vas? Las prisas y dudas del final y la ceremonia de despedida. Los abrazos.
Atrás queda esto y quedan los posos del trabajo realizado, y ahora toca trabajar en “terreno”. Ayer llegué a Quito, que me ha acogido con los brazos abiertos. Desde la puerta del aeropuerto hasta la Inspectoría Salesiana Sagrado Corazón. En donde me he encontrado durante en el almuerzo como uno mas celebrando el día de Don Juan Bosco junto a los trabajadores y religiosos que forman esta comunidad.  
El Maestro en el patio de la Casa Salesiana de Quito
Mañana a conocer e instalarse en el destino final, Macas, en donde desempeñaré mi labor y acompañamiento con los niños con los que trabaja la Fundación Chankuap y vivir otras realidades que os voy a contar. Sin expectativas y con el entusiasmo recargado. Estoy cien por cien aterrizado físicamente en este país, falta terminar que aterrice cien por cien mental y espiritualmente. En este nuevo proceso también os preciso. Un abrazo.